RONQUIDO

Ronquido nasal

El ronquido se define como ruido inspiratorio que aparece durante el sueño y que está producido por la vibración de los tejidos de la faringe, bien sea paladar, paredes laterales, amígdalas o incluso base de lengua.

Nariz y ronquido

La nariz se ve implicada en la génesis del ronquido bien por una obstrucción moderada severa de la misma que provocará inspiraciones más profundas para vencer la resistencia y que generan a nivel del velo del paladar una vibración o incluso colapso (apnea) como consecuencia del efecto Venturi ( corriente de succión que se genera cuando estamos en la estación de metro y pasa un convoy a toda velocidad) , por una obstrucción completa que nos obligue a respirar por la boca y de tal manera el paso del aire por el itsmo de las fauces desencadena la vibración del paladar blando y la campanilla y también se ve implicada en aquello paciente que diagnosticados de síndrome de apneas del sueño y que son tratados mediante un dispositivo de presión positiva (CPAP) no consiguen adaptarse al mismo por un problema de obstrucción nasal o de dismorfia que le provoca molestias ala colocarse la mascarilla. El tratamiento de los problemas nasales en el paciente roncador se realiza de forma individualizada pudiendo llevarse acaso un tratamiento de los cornetes inferiores, del septum nasal o de toda la estructura nasal asociando cambios estéticos en la nariz.

En mi primer lugar trataremos de mejorar la ventilación nasal mediante cuidados de la nariz con lavados con soluciones salinas y emolientes que mantengan un buen estado de hidratación de la mucosa , también podremos mejorar la obstrucción nasal si el paciente padece algún tipo de rinitis subsidiaria de tratamiento médico, en aquellos paciente cuya estructura nasal se vea alterada anatómicamente bien a nivel endonasal como la desviación del tabique o por cornetes de gran tamaño, optaremos por la cirugía funcional : septoplastia nasal y de los cornetes . La septorrinoplastia o rinoplastia queda relegada a los pacientes con problemas de dismorfia que alteren su adaptación a la CPAP o bien que de forma voluntario quieran asociar un cambio estético a su nariz.

Faringe y ronquido

La faringe es la zona anatómica donde se produce el ronquido en la mayoría de los pacientes y se debe a un exceso de tejido: amígdalas muy grandes, úvula (campanila) elongada y gruesa, pilares posteriores muy gruesos. También puede ser consecuencia de una mala posición de los tejidos como el caso de amígdalas pequeñas, pero medializadas, pilares muy medializados que estrechan el itsmo, paredes de la faringe flácidas, sin tono muscular, de manera que cuando nos planteamos una maniobra quirúrgica a este nivel, valoramos si hay que quitar, hay que reposicionar o hay que incrementar la rigidez. Para ello contamos con múltiples técnicas quirúrgicas.

Ante un paciente que nos consulta por ronquido realizamos una serie de maniobras exploratorias y pruebas complementarias que nos ayudan a conocer con mayor precisión cuales son las estructuras implicadas en la génesis del ronquido o incluso las apneas de manera individualizada. Para el diagnóstico topográfico exploramos la nariz tanto por fuera como dentro, la faringe y la base de la lengua, mediante nasofibrolaringoscopia completamos el estudio endonasal y faringolaríngeo de forma estructural e incluso funcional invitando al paciente a que simule un ronquido, en ocasiones incluso podemos explorar al paciente bajo sedación anestésica en quirófano y valorar el problema de una forma más realista. El estudio del sueño mediante Polisomnografía nos permite conocer si el paciente padece de apneas obstructivas y el grado de severidad de las mismas.

  • Amigdalectomia: las amígdalas palatinas son las estructuras mayor espacio ocupan en la faringe, suelen ser las estructuras que provocan ronquido de forma aislada sobretodo en los niños, pudiendo llegar a ocasionar apneas . Su exéresis o reducción mediante radiofrecuencia o láser puede mejorar o incluso conseguir la desaparición de los ronquidos. En muchas ocasiones la amigdalectomia va irá asociada a otras técnicas quirúrgicas sobre la faringe.
  • Uvulectomia: aunque cada vez menos, la extirpación de la campanilla es una de las maniobras quirúrgicas que van encaminadas a ampliar el espacio faríngeo sobre todo cuando su tamaño es anormalmente grande. En ocasiones podremos conservar parte de la misma realizando una plastia o cambio del tamaño de la misma.
  • Faringoplastia: existen múltiples técnicas para realizar un cambio en la configuración de los elementos de la faringe: pilares anteriores y posteriores así como la pared lateral, todas ellas van encaminadas a expandir y reposicionar los tejidos faríngeos de una forma más o menos conservadora.

Radiofrecuencia y cavitación del paladar blando: en pacientes seleccionadas, principalmente roncadores simples y aquellos con muy escasas apneas podemos realizar en el paladar mediante la introducción de unos electrodos la vaporización del tejido submucoso que generará una disminución de tamaño y un aumento de la rigidez como consecuencia del procedo de cicatrización.

Recomendaciones

Aunque existen múltiples técnicas quirúrgicas para combatir el ronquido y su éxito se basa en la óptima selección de los pacientes, contamos con una serie de medidas higienicodoetéticas que van a disminuir de forma más o menos considerable la intensidad del ronquido sin precisar cirugía, a continuación, os comento algunas de ellas:

  • No fumes, el tabaco produce un incremento de la obstrucción nasal, así como una irritación con inflamación de los tejidos faríngeos con el engrosamiento de los mismos.
  • Evita el alcohol y lo fármacos sedantes ya que producen una relajación muscular que en la faringe se verá traducida a incrementar los ronquidos, cambia esos hábitos por la práctica de meditación u otras técnicas de relajación antes de ir a dormir.
  • Práctica ejercicio físico moderado y controla tu peso. Exceso de peso y ronquido van de la mano.
  • Mima tu nariz, dedícale tres o cuatro minutos a realizar lavados con soluciones salinas y aplica sustancias emolientes para mantener bien hidratada la mucosa. Hoy en día la mucosa nasal está sometida a infinidad de agresiones como consecuencia de la polución, aires acondicionados, calefacción, tabaco…

Consultas frecuentes sobre el ronquido

Francamente sí, el postoperatorio de cualquiera de las técnicas que realicemos sobre el paladar es doloroso, sin embargo, hoy día contamos con múltiples fármacos analgésicos para hacer este proceso más llevadero.

En diez días suele desaparecer el dolor por completo, quedando una leve molestia y sensación de rigidez que desaparece de forma progresiva a lo largo de dos semanas.