TABIQUE NASAL DESVIADO

Cirugía funcional de la nariz

El tabique nasal o septum es la estructura que divide en dos fosas a la nariz. Está formado por una lámina de cartílago de forma cuadrangular en su parte anterior y una lámina ósea en la posterior. Esta lámina puede desviarse de la línea media al salirse (luxarse) de la cresta nasal (guía ósea del maxilar  superior sobre la que se apoya el cartílago) o por deformidad  debido a fracturas o alteraciones en el desarrollo del mismo.

Síntomas del tabique nasal desviado

¿Qué síntomas presenta una persona con una desviación del tabique nasal?

  • La causa más frecuente de consulta es la dificultad respiratoria nasal por una o ambas fosas nasales en reposo o durante el ejercicio físico.
  • La sequedad nasal que puede acompañarse de sangrado es otro de los síntomas provocado por una mayor exposición de la mucosa nasal que cubre al cartílago nasal al aire ambiental.
  • En ocasiones el problema se traduce en sensación de oído taponado como consecuencia de una dificultad de compensación de los cambios de presión a los que someten a sus oídos profesionales aeronáuticos o buceadores por falta de ventilación de uno de sus oídos a través de la trompa de Eustaquio, cuya entrada hacia el oído se encuentra en la parte más posterior de la nariz conocida como rinofaringe.
  • Aspecto de desviación de la punta nasal fuera de la línea media, lo que conocemos como laterorrinia o nariz desviada.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticamos la desviación del tabique nasal?

Son múltiples lo métodos que utilizamos los cirujanos especialistas en nariz para el diagnóstico de este problema de salud, en primer lugar realizamos una exploración externa de la nariz que ya nos puede dar indicios de la posible desviación septal mediante la inspección, palpación y en ocasiones estudio fotográfico. Posteriormente realizamos una exploración interna de la nariz mediante la rinoscopia anterior y la fibroscopia nasal flexible o endoscopia nasal rígida que permiten la visualización de toda la estructura de la fosa nasal y las deformidades internas de la misma que pueden provocar la obstrucción al paso del aire.

Cuando recurrimos a métodos radiológicos nos apoyamos en el TAC que además no aporta información de la posible repercusión de la desviación sobre los senos paranasales (sinusitis crónica).

En ocasiones realizamos una prueba funcional nasal que se denomina rinomanometria que dará información de las resistencias al paso del aire y la cantidad de aire que pasa por cada fosa (flujo nasal) en comparación a la media de la población si bien debido al importante componente subjetivo que tiene la sensación de obstrucción nasal sólo lo consideraremos como un dato más y no como una prueba definitiva. Si bien en ocasiones nos sirve de control para evaluar el alcance de mejoría objetiva tras la cirugía.

Procedimiento para tratar el tabique nasal desviado

¿Que procedimiento llevamos a cabo para tratar un tabique nasal desviado?

El procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo corregir las deformidades y o desviaciones del septum nasal se denomina septoplastia , éste puede llevarse a cabo de forma aislada o bien en el contexto de una corrección de la forma o tamaño de la nariz denominándose entonces septorrinoplastia.

La mayoría de las veces el abordaje del tabique nasal se lleva a cabo por vía endonasal ( a través de los orificios nasales) mediante la técnica maxila-premaxila descrita por el cirujano norteamericano Maurice H. Cottle a mediados del siglo XX que permite una exposición completa del septum nasal tanto cartilaginoso como óseo y que venimos realizando desde que la aprendimos de la mano de uno de sus discípulos directos a finales de los años noventa .

Esta técnica se basa en la liberación de la lámina cuadrangular que permite la corrección de sus deformidades y su reubicación con fijación de la parte anterior de la misma al hueso de la premaxila denominado espina nasal. En ocasiones procedemos a la extracción completa de la lámina cartilaginosa para trabajarla en el banco, remodelándola y reubicándola posteriormente en el interior del espacio septal (septoplastia extracorpórea). Tras el trabajo del tabique nasal procedemos al cierre de la incisión (corte) que realizamos en la mucosa nasal y colocamos un taponamiento nasal de esponja prensada con el objeto de evitar el desplazamiento del tabique sí como la aparición de un hematoma o hemorragia nasal en el postoperatorio inmediato.

Recomendaciones tras la cirugía SEPTAL

  • Durante la etapa de taponamiento nasal es aconsejable dormir semisentado para mejorar la respiración por la boca.
  • Debemos evitar la movilización de la nariz de forma brusca por lo que nos abstendremos de sonarnos la nariz durante 10 días.
  • No es necesario proteger la nariz mediante una férula, pero si hemos de tener cuidado y evitar cualquier tipo de traumatismo.
  • En algunos pacientes debido a la inflamación endonasal se produce un aumento en la producción de moco que paliaremos con medicación tipo antihistamínicos a prescribir por su cirujano especialista en rinología.

Consultas frecuentes sobre el tabique nasal desviado

Habitualmente tras la retirada del taponamiento nasal a las 48-72 horas ya podemos llevar a cabo una vida normal, si bien no es aconsejables realizar esfuerzos ni comenzar con la práctica deportiva o exponerse a ambientes irritantes en 2 semanas

Nuestra filosofía es que no operamos tabiques nasales desviados sino personas que no respiran bien por la nariz y que consideramos que la causa es una desviación del tabique nasal que puede asociar otras alteraciones como problemas de cornetes, restos de vegetaciones adenoideas o una nariz grande o dismórfica cuya apariencia desagrade al paciente y quiera asociar un cambio de su apariencia externa.

La obstrucción al paso del aire por la nariz provoca una respiración más profunda que desencadena una vibración del paladar blando con el consiguiente ruido inspiratorio durante el sueño que conocemos como ronquido o bien una respiración por la boca que también favorece la aparición del ronquido, es por ello que en ocasiones una de las cirugías que se lleva a cabo para solventar el problema del ronquido es la corrección de las desviaciones del tabique nasal o septoplastia .