OBSTRUCIÓN DE LA VIA LAGRIMAL

Cirugía funcional de la nariz

La obstrucción de la vía lagrimal (dacriocistorrinostomia endoscópica) es un fenómeno relativamente frecuente (2% de la población) que se caracteriza por el continuo lagrimeo de uno o ambos ojos. Es más frecuente en personas de edad avanzada y está provocada por múltiples causas siendo la más frecuente las infecciones. Lo importante es hacer un diagnóstico certero de a qué nivel se produce la obstrucción, para ello es fundamental la exploración por un oftalmólogo, así como realizar una radiografía con contraste que se denomina dacrriocistografía. Cuando el problema se localiza a nivel del saco lagrimal o bien distalmente al mismo, la técnica quirúrgica de elección es la dacriocistorrinostomia que puede realizarse por distintas técnicas.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticamos la obstrucción de la vía lagrimal?

Lo importante es hacer un diagnóstico certero de a qué nivel se produce la obstrucción, para ello es fundamental la exploración por un oftalmólogo, así como realizar una radiografía con contraste que se denomina dacrriocistografía. Cuando el problema se localiza a nivel del saco lagrimal o bien distalmente al mismo, la técnica quirúrgica de elección es la dacriocistorrinostomia que puede realizarse por distintas técnicas.

Técnicas utilizadas

  • La técnica clásica o abierta consiste en realzar una incisión en la piel a nivel del saco lagrimal con disección y apertura del mismo hacia la fosa nasal perforando el hueso nasal hacia el interior de la nariz.
  • La técnica con láser diodo que a través del orificio del punto lagrimal penetra en el saco y destruye la porción más posterior del saco lagrimal, así como el hueso nasal penetrando en la nariz a través de la porción más posterior del saco.
  • Por último, la técnica endoscopia nasal que se lleva a cabo mediante la visualización directa a través de la nariz y realiza una apertura del saco lagrimal a su nivel más anterior e inferior tras resecar parte de mucosa y hueso nasal. Esta técnica se lleva a cabo por un especialista ORL y un oftalmólogo de manera conjunta, mientras el oftalmólogo se dedica al sondaje de la vía lagrimal, el ORL identifica las estructuras anatómicas a tratar y lleva a cabo el procedimiento mediante visión endoscópica. Tras comprobar la permeabilidad de la vía se deja un sondaje que se retira a las cuatro semanas, llevando tratamiento con gotas para el ojo y un spray para la nariz.

Recomendaciones

  • Tras una cirugía de dacriocistorrinostomia sea cual sea la técnica empleada es aconsejable no sonarse la nariz en 2 a 3 semanas para evitar el paso de aire desde la nariz al párpado o la órbita produciéndose un fenómeno conocido como enfisema.
  • Deberá realizar lavados nasales cada ocho horas para evitar la formación de costras en la zona de la cirugía, además no se han de extraer por manipulación.

Consultas frecuentes sobre la obstrucción de la vía lagrimal

La DCR endoscópica realiza la apertura del saco lagrimal en su porción más anterior y más declive por lo que es más difícil dañar la desembocadura del canalículo común a nivel del saco, cosa que puede ocurrir con el láser diodo como consecuencia del calentamiento que puede provocar una quemadura que cicatrice cerrando ese orificio.
Por otro lado, la DCR endoscópica no va a dejar ninguna cicatriz externa y el hecho que se a llevada a cabo por dos especialistas distintos trabajando de forma conjunta nos da más seguridad y reduce el tiempo de la cirugía.

Prácticamente todas las cirugías que llevamos a cabo a nivel endonasal las vamos a realizar bajo anestesia general como medida para asegurar la vía aérea del paciente (en caso de hemorragia se tragaría su propia sangre) y evitar un reflejo que reduce las pulsaciones del corazón o inclusa llega a detenerlo cuando la estimulación dolorosa de la nariz es considerable. Para el paciente es mucho más cómoda la anestesia general.