FRACTURAS Y TRAUMATISMOS NASALES

Cirugía funcional de la nariz

Los traumatismos o golpes en la nariz pueden provocar distintas lesiones en la misma , desde una herida en la piel que puede requerir puntos de sutura o no, a lesiones internas que provoquen un sangrado más o menos importante y que conlleven un pronóstico funcional y estético de distinta gravedad

Síntomas de fracturas nasales

¿Qué síntomas presenta una persona con una fractura nasal?

En ocasiones se producen hematomas y desviaciones de la lámina de cartílago del tabique nasal que provocará una importante dificultad respiratoria donde no la había y una deformidad con desviación de la nariz o incluso la necrosis del cartílago con la deformidad conocida como silla de montar por hundimiento de la porción central.

Otras veces el traumatismo afectará a la parte de hueso de la nariz provocando entonces una fractura que en función del grado de deformidad puede requerir la manipulación de la misma bajo anestesia local con o sin sedación.

Cuando sufrimos un traumatismo nasal, en función de su gravedad sentiremos dolor importante con crujido si hay fractura, sangrado nasal y sensación de obstrucción que puede ser de una fosa o de las dos.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticamos la desviación de la fractura nasal?

Es muy importante la exploración interna de la nariz por un Otorrinolaringólogo, ya que la lesión que más fácilmente puede pasar desapercibida y tener unas graves consecuencias tanto funcionales como estéticas es el hematoma septal que deberá ser evacuado mediante una incisión en la mucosa del tabique nasal y posteriormente taponar la fosa, evitado así su recidiva y la necrosis del cartílago.

La exploración externa mediante la observación de la nariz y la palpación de la misma son casi siempre suficientes para el diagnóstico de las fracturas, las radiografías simples han quedado relegadas al plano legal cuando el traumatismo conlleva connotaciones medicolegales en contexto de accidentes de tráfico o agresiones. El estudio mediante TAC con reconstrucción tridimensional ayuda en el caso de fracturas muy complejas denominadas conminutas o si sospechamos que el traumatismo puede afectar a otras estructuras como la cara o la base del cráneo.

Procedimiento para fracturas nasales

¿Que procedimiento llevamos a cabo para tratar una fractura nasal?

El tratamiento casi siempre se lleva a cabo en el momento o bien a las 48 a 72 horas tras la toma de tratamiento antiinflamatorio y aplicación abundante de hielo local para reducir la deformidad secundaria a la inflamación y así poder alcanzar un mejor resultado tanto funcional como cosmético.

Las luxaciones y fracturas de la lámina de cartílago que provoquen una importante dificultad respiratoria van a requerir un abordaje quirúrgico bajo anestesia general a partir del mes del traumatismo ya que es muy difícil conseguir un resultado funcional óptimo con la simple manipulación del septum nasal.

En ocasiones a pesar del tratamiento precoz con reducción de los huesos fracturados y manipulación septal y sutura de heridas externas es posible que no se alcance un resultado satisfactorio funcional, estético o ambos y debamos recurrir a un procedimiento quirúrgico en un segundo tiempo , septorrinoplastia funcional y correctora.

Recomendaciones

  • Ante cualquier traumatismo nasal es fundamental ser explorado por un especialista en Otorrinolaringología y a ser posible experto en rinología.
  • El síntoma que más nos debe preocupar es la obstrucción respiratoria nasal si bien nos llamará más la atención la deformidad nasal. Para solucionar ésta sin cirugía tenemos de plazo hasta una semana.
  • A pesar de haber sido tratados de forma precoz, no dejar de observar nuestra función y estética nasal, transcurridos 6 meses si persiste algún tipo de deformidad o dificultad respiratoria, consultar con un experto en cirugía estructural nasal.

Consultas frecuentes fracturas nasales

Como ya hemos comentado en ocasiones no logramos alcanzar un resultado óptimo con la manipulación al estar limitada por las posibles lesiones del septum nasal y casi seguro que no alcanzaremos la perfección, lo más habitual es que persista una desviación del 1/3 inferior de la nariz con desviación de la punta nasal.

En principio la cirugía nasal tanto del tabique (septoplastia), como de la pirámide nasal (rinoplastia) en los niños se debe evitar en la medida de lo posible, pero en ocasiones la desviación del tabique puede provocar tal grado de obstrucción que puede conllevar a un trastorno en el desarrollo facial así como dentario y torácico del niño, por lo tanto hay algunos casos muy seleccionados en los que deberemos tratar las desviaciones del tabique nasal o incluso de la pirámide pero siendo absolutamente conservadores en el procedimiento quirúrgico. La indicación quirúrgica debe hacerla el Otorrinolaringólogo experto en cirugía nasal y no el pediatra.