Los cornetes nasales son estructuras óseas revestidas de tejido blando dentro de la cavidad nasal, esenciales en el proceso de humidificación, calentamiento y filtración del aire que respiramos.

Su inflamación puede causar una serie de síntomas incómodos y afectar significativamente la calidad de vida.

A continuación veremos las causas de esta condición, sus efectos, tratamientos disponibles y medidas preventivas, proporcionando un enfoque integral para entender por qué se inflaman los cornetes nasales.

¿Qué pasa cuando se inflaman los cornetes nasales?

La inflamación de los cornetes nasales, conocida como hipertrofia de cornetes, resulta en una obstrucción nasal que puede alterar significativamente la respiración, el sentido del olfato y la calidad del sueño.

Los síntomas comunes incluyen congestión nasal, dificultad para respirar, presión sinusal, dolores de cabeza y ronquidos.

Esta condición puede ser temporal, desencadenada por alergias o infecciones, o crónica, debido a deformidades estructurales o condiciones ambientales persistentes.

¿Por qué crecen los cornetes?

El crecimiento o hipertrofia de los cornetes puede ser atribuido a varios factores:

  • Alergias: Las reacciones alérgicas son una causa común, provocando que los cornetes se hinchen debido a la inflamación.
  • Infecciones: Las infecciones respiratorias, como el resfriado común o la sinusitis, pueden causar inflamación y agrandamiento temporal de los cornetes.
  • Irritantes ambientales: La exposición a contaminantes, humo de tabaco o cambios bruscos de temperatura puede provocar inflamación crónica.
  • Desviación del tabique nasal: Una desviación significativa puede provocar una compensación en los cornetes, resultando en su agrandamiento.
  • Uso excesivo de descongestionantes nasales: El uso prolongado de estos medicamentos puede causar un efecto rebote, incrementando la inflamación.

¿Qué hacer para desinflamar los cornetes nasales?

Para manejar la inflamación de los cornetes, se pueden considerar varias estrategias:

  • Tratamiento médico: Incluye el uso de esteroides nasales, antihistamínicos, descongestionantes o sprays salinos, que pueden ayudar a reducir la inflamación y mejorar la respiración.
  • Evitar irritantes: Reducir la exposición a alérgenos y contaminantes puede prevenir la inflamación crónica.
  • Humidificación del ambiente: Mantener un ambiente húmedo ayuda a reducir la sequedad nasal y la irritación.Inmunoterapia: En casos de alergias severas, puede ser útil para desensibilizar el cuerpo a los alérgenos específicos.

¿Cómo se tratan los cornetes inflamados mediante cirugía?

Cuando los tratamientos conservadores no son efectivos, se pueden considerar procedimientos quirúrgicos:

  • Turbinoplastia o turbinectomía: Procedimientos que reducen el tamaño de los cornetes para mejorar el flujo de aire. Se realizan bajo anestesia local o general, dependiendo de la extensión de la intervención.
  • Cauterización, crioterapia o radiofrecuencia: Técnicas mínimamente invasivas que reducen el tejido de los cornetes mejorando la respiración.

Estas intervenciones buscan aliviar los síntomas manteniendo la función esencial de los cornetes en el calentamiento y humidificación del aire.

¿Qué pasa si no se trata la hipertrofia de cornetes?

Ignorar la hipertrofia de cornetes puede llevar a complicaciones como:

  • Alteraciones del sueño: La dificultad respiratoria puede provocar trastornos como la apnea del sueño.
  • Problemas sinusales crónicos: La obstrucción puede causar infecciones sinusales recurrentes.
  • Deterioro de la calidad de vida: La respiración constante por la boca, la fatiga y la disminución del sentido del olfato afectan significativamente el bienestar.

Prevenir complicaciones a largo plazo

La inflamación de los cornetes nasales es una condición que, aunque común, puede afectar profundamente nuestro día a día.

Comprender las causas y conocer las opciones de tratamiento disponibles es fundamental para manejar esta condición y mejorar la calidad de vida.

Si experimentas síntomas persistentes de congestión nasal, es crucial consultar con un especialista en otorrinolaringología.

Un enfoque personalizado y un tratamiento adecuado pueden proporcionar alivio significativo y prevenir complicaciones a largo plazo.