VÉRTIGO

Oído y vértigo

Casi todo el mundo ha sufrido o tiene un conocido que ha padecido un episodio de vértigo, inestabilidad, o mareo. Aunque se trata de sensaciones diferentes, las tres las englobamos como trastornos del equilibrio que es realmente el problema a diagnosticar y tratar.

Síntomas del vértigo

¿Qué síntomas presenta una persona con vértigo?

El vértigo es un síntoma, igual que la tos o el dolor de cabeza, todos entendemos por tanto que por ejemplo la tos puede deberse a un simple catarro, a una bronquitis crónica o a un cáncer de pulmón, es por ello que ante un paciente con el síntoma vértigo o trastorno del equilibrio hemos de averiguar la causa y ésta puede deberse a una alteración de todos aquellos órganos que están implicados en el sistema del equilibrio: vista, oído (sistema vestibular), sensibilidad profunda (sistema propioceptivo) y cerebelo que forma parte del sistema nervioso central. Por lo tanto, los trastornos del equilibrio no son una patología exclusiva del especialista de Otorrinolaringologia sino un problema que se ha de abordar de forma multidisciplinar por oftalmólogos, neurólogos traumatólogos y otorrinos.

Cuando un problema de equilibrio tiene su origen en el oído, la sintomatología suele ser bastante característica apareciendo la sensación de giro de objetos que es lo que conocemos como vértigo, síntoma a nivel del oído como dolor, sensación de presión, sensación de taponamiento, pérdida de audición concomitante con el vértigo, pitidos en los oídos o acúfenos. En ocasiones se acompaña de cuadro de náuseas, vómitos y sudoración profusa.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticamos el vértigo?

Los vértigos que se originan por problemas de oído se deben fundamentalmente a una disfunción parcial total del sistema vestibular que puede ser transitoria o definitiva o bien por un problema a nivel de los sensores del oído por un desplazamiento de unas piedrecitas de carbonato cálcico que se denominan otolitos. Sea cual fuere el motivo, el especialista en Otorrinolaringología tiene herramientas de exploración que permiten realizar un diagnóstico bastante certero sobre cuál ha sido el problema a nivel del oído y aplicar un tratamiento adecuado.

Procedimiento para tratar el vértigo

¿Que procedimiento llevamos a cabo para tratar el vértigo?

En la exploración de un paciente afecto de vértigo realizamos pruebas de exploración física, pruebas de exploración neurofisiológica como son la audiometría, la videonistagmografia y el VHIT y pruebas radiológicas como la RNM de oído interno.

En el caso de los problemas de otolitos (vértigo posicional paroxístico benigno) el tratamiento se realiza mediante unas maniobras de reposición manipulando la cabeza del paciente. En el caso de otras enfermedades como la neuronitis vestibular o la enfermedad de Menierê el tratamiento se basa en la toma de fármacos conocidos como sedantes vestibulares y en el caso del neurinoma del acústico en el control por RNM, radiocirugía o cirugía convencional.

Recomendaciones

En caso de sufrir una crisis vertiginosa es aconsejable guardar reposo durante 48 a 72 horas, en los casos más intensos que además no ceden en el tiempo deberemos acudir a urgencias hospitalarias para recibir tratamiento endovenoso.

Cuando el síntoma vértigo o inestabilidad se acompañe de dolor de cabeza intenso o síntomas neurológicos como dificultad para tragar, pérdida de fuerza en las piernas o brazos, dificultad para realizar movimientos coordinados etc… deberemos acudir directamente a urgencias ya que puede tratarse de un problema más grave que afecte al sistema nervioso central.

Consultas frecuentes sobre el vértigo

En principio el tratamiento de este tipo de vértigo son las maniobras de reposición que realizamos en consulta y que en ocasiones podemos instruir al paciente para que las realice en su casa. No es necesario tomar medicación en este tipo de vértigo, sin embargo en algunos pacientes que además del giro con el cambio de posición en la cama padezcan una sensación de inestabilidad continua, podemos asociar un tratamiento médico con sedantes vestibulares a bajas dosis