Las narinas son los orificios de entrada de la nariz y su tamaño está determinado por los cartílagos laterales inferiores o alares y la piel del vestíbulo nasal.

Rinoplastia: Preocupaciones y Resultados Naturales Estéticos

El tamaño de los orificios de la nariz son motivo de preocupación en algunos pacientes que se van a someter a una cirugía de rinoplastia. En algunos casos, el paciente está preocupado por si van a cambiar su orientación tras la cirugía, la típica pregunta es: ¿Se me van a ver mucho los agujeros de la nariz después de la cirugía, voy a parecer un cerdito?
Esto ocurre cuando se realiza un excesivo movimiento de rotación de la punta nasal o levantamiento de la punta. Si bien algunos pacientes lo solicitan para poder conseguir un dorso con una curva muy marcada, no suele ser lo habitual hoy en día y mucho menos en nuestra filosofía de rinoplastia y gusto estético por conseguir resultados naturales.

Múltiples técnicas para el tratamiento de la punta

Cuando empecé a tomar contacto con el mundo de la rinoplastia, era estudiante de sexto curso de Medicina en el año 1993, por aquel entonces una nariz bonita tras la cirugía debía tener un dorso bien bajo y una punta levantada y pequeña, por lo que se realizaban grandes resecciones del esqueleto nasal y una rotación importante de la punta que daba lugar a unos resultados muy artificiales y que hoy en día no son aceptados por los pacientes ni por la mayoría de cirujanos de rinoplastia. Este tipo de técnicas solía producir importantes trastornos respiratorios en el resultado a medio y largo plazo. Hoy en día existen múltiples técnicas para el tratamiento de la punta que nos permiten realizar maniobras de levantamiento o rotación sin que se produzca este efecto tan poco estético y además podemos fijar la punta para que en el futuro no vuelva a caer mediante la colocación de injertos y sutura sobre todo en puntas de pieles gruesas y muy pesadas.
Hay pacientes que consultan porque sus orificios nasales son excesivamente grandes y esto puede ocurrir en el caso de las narices con puntas muy largas, que denominamos hiper proyectadas o bien en narices muy anchas, donde la base nasal excede los estándares de normalidad, sobresaliendo del canto interno de los ojos.

Vamos a tratar de explicar las maniobras que llevamos a cabo en cada uno de los casos por separados para una mejor compresión del tema.

¿Cómo se lleva a cabo la reducción del tamaño de las narinas en las narices muy largas o proyectadas?

En estos casos, las maniobras se llevan a cabo principalmente sobre los cartílagos y existen diferentes técnicas, la mas habitual consiste en el realizar un nuevo pliegue del cartílago en una posición más posterior que dará lugar a la nueva punta, lo que se conoce como domos que son esos puntos de luz que aparecen en las fotografías de frente con flash en nuestra punta nasal. Son puntos de convexidad del cartílago que embellecen nuestra punta nasal.

  • Posteriormente el excedente de cartílago que pasamos a la zona medial o de la columela, lo seccionamos y solapamos para reducir su longitud y reforzar el soporte de la punta consiguiendo así el acortamiento o desproyección de la nariz.
  • Ésta es mi técnica favorita ya que por un lado me permite definir la punta, reorientar los cartílagos en su porción lateral y además poder reducir la longitud de las narinas si así lo deseo.
  • Otra de las técnicas que se pueden llevar a cabo es la sección completa de los domos o del cartílago a nivel de la punta y volver a unir los mediante sutura.

También se pueden realizar maniobras sobre la porción mas lateral del cartílago, solapando dos de sus fragmentos tras la sección de éste, que casi siempre conlleva asociada efecto de rotación.

El tipo de técnica a llevar a cabo, va a depender fundamentalmente de lo grande que sea la narina y necesidad de reducción de la misma, así como de la experiencia y preferencias del cirujano.

Pero que pasa cuando los agujeros son grandes, no por su longitud, sino porque son muy redondos y anchos. En estos casos el problema suele ser debido a la anchura de la base nasal, ya hemos comentado que cuando el ala nasal excede el canto interno del ojo al trazar una línea vertical, nos encontramos con una nariz ancha.

En estos casos se puede reducir ese tamaño mediante maniobras de proyección con soporte de la punta, sin tener que llevar a cabo ningún tipo de maniobra sobre cartílagos o piel. Prueba estirar hacia delante la punta de tu nariz frente a un espejo y observa lo que le ocurre a tu base nasal; se va a estrechar ligeramente de 1-2 mm por cada lado.

En algunos casos, donde la base es excesivamente ancha, vamos a tener que llevar a cabo cirugía de la base nasal que consiste en quitar cuñas o porciones de la piel de la porción inferior de los agujeros u orificios nasales y no solo van a estrechar la base nasal sino que también harán que las narinas sean más pequeñas.

Una técnica distinta para cada caso

Como veis, existen diferentes motivos por los cuales los orificios nasales pueden estar agrandados y asimismo diferentes técnicas quirúrgicas que van a solucionar el problema en función del grado de su tamaño. Lo importante es saber aplicar cada técnica a cada caso particular y en eso es donde reside la formación y experiencia del cirujano de rinoplastia.

Como Otorrinolaringólogo, es muy importante para mí, al ahora del llevar a cabo una cirugía de reducción de las narinas, tener en cuenta la función respiratoria nasal tras estas maniobras, por eso no debemos obsesionarnos en realizar excesivas reducciones del tamaño tanto de la nariz como de las narinas que puedan conllevar a una pérdida de nuestra capacidad para respirar.

Uno de los mayores placeres de la vida es sentarse y sentir como el aire entra por nuestra nariz, nos hace sentirnos vivos, sentirnos presentes, sentirnos atentos. En nuestra filosofía de rinoplastia estética y función van de la mano.

Si te ha quedado alguna duda sobre el tema que hemos tratado en este post, no dudes en contactarnos o acudir a nuestra consulta presencial o bien online.