OTOPLASTIA

Cirugía Plástica

La otoplastia es la técnica quirúrgica cuyo objetivo es corregir las deformidades de las orejas, la más frecuente son las orejas de soplillo o aurícula ansiforme, si bien podemos encontrar otro tipo de alteraciones que les otorga un aspecto antiestético que puede conducir a problemas psicológicos de mayor o menor envergadura.

Síntomas

Nuestras orejas se separan de nuestra cabeza principalmente por dos problemas anatómicos que son los que vamos a tratar en el acto quirúrgico: un exceso de cartílago conchal que empuja al pabellón auditivo hacia afuera y que tendremos que recortar en la cirugía y otra que es la ausencia de definición de uno de los pliegues de la oreja que se conoce como antihelix y que deberemos generarlo mediante suturas a nivel del cartílago que en ocasiones se acompañan de maniobras de debilitamiento por raspado o incluso en cartílagos muy elásticos con la sección del mismo.

Cirugía

¿Que procedimiento llevamos a cabo para tratar una orejas separadas?

La cirugía se lleva a cabo con anestesia local bajo sedación en el caso de los adultos y con anestesia general en niños. También es posible realizarlo a la vez que una rinoplastia u otra cirugía de cabeza y cuello.

La intervención se lleva a cabo mediante una incisión en la parte posterior de la oreja a través de la cual extirpamos una tira de piel y el cartílago de la concha si es necesario, la sutura de la piel, un solo de punto de nylon lo retiramos a los 7 días y llevaremos un vendaje semicompresivo que se levanta las 48 horas, posteriormente llevaremos una cinta elástica durante dos semanas y las dos siguiente sólo por la noche.

La OTOPLASTIA se puede llevar a cabo a partir de los 7 años de edad, si bien en casos seleccionados puede adelantarse.

Los adultos pueden ser dados de alta a las 6 horas de la intervención, siendo  aconsejable que los niños permanezcan una noche para un mejor control del dolor postoperatorio.

Recomendaciones tras la OTOPLASTIA

  • Tras la retirada del punto es aconsejable realizar una cura diaria con un antiséptico tipo clorhexidina durante una semana.
  • La aplicación de hielo local reduce la inflamación y tiene un efecto analgésico.
  • Hay que evitar la manipulación de las orejas durante las primeras semanas.

Consultas frecuentes sobre la OTOPLASTIA

En principio no hay ningún problema en que se moje la herida siempre y cuando realicemos un buen secado de la misma y apliquemos un antiséptico.

En general es muy llevadero con la toma de los analgésicos habituales.