AMIGDALECTOMIA

Cirugía de la garganta

La amigdalitis crónicas o de repetición son una enfermedad que ha disminuido su prevalencia debido al uso de los antibióticos y medidas de higiene bucodental con el uso de los colutorios, no obstante sigue apareciendo con frecuencia en niños y adultos jóvenes, están provocadas por una bacteria (streptococo pyogenes).

Síntomas de amigdalitis

¿Qué síntomas presenta una persona con amigdalitis?

Se caracteriza por una inflamación de las amígdalas con pus, importante dolor de garganta con dificultad de deglución y fiebre.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticamos la amigdalitis?

El diagnóstico se lleva a cabo mediante la exploración de la faringe y un análisis de sangre. Su tratamiento se basa en la toma de antibióticos derivados de la penicilina y antiinflamatorios, así como colutorios. Hay casos en los que pueden requerir el ingreso hospitalario para tratamiento intravenoso o incluso la evacuación del pus que ha desbordado la amígdala y se colecciona entre está y el musculo faríngeo (absceso periamigdalino).

Procedimiento para tratar la amigdalitis

¿Que procedimiento llevamos a cabo para tratar la amigdalitis?

La cirugía de las amígdalas está indicada en aquellos pacientes con elevada frecuencia de procesos infecciosos amigdalares que por consenso internacional se considera más de cinco en un año o tres al año en dos años consecutivos. El haber padecido un episodio de absceso periamigdalino también es indicación de exéresis de las amígdalas.

La cirugía hoy en día se lleva a cabo bajo anestesia general y consiste en la extirpación de las amígdalas palatinas disecando el plano entre éstas y el músculo faríngeo, tras la extirpación se procede al control de las posibles zonas de sangrado mediante electrocoagulación. En los niños se asocia siempre una revisión y exéresis si procede de las vegetaciones adenoideas.

El postoperatorio inmediato requiere una estancia hosptalaria de 24 horas para observar el posible sangrado postoperatorio y tratar el dolor mediante analgésicos intravenosos.

Al margen de las infecciones existen otras indicaciones de exéresis de las amígdalas como el caso de tumores y cuando son muy grandes y provocan obstrucción de la vía área con ronquido nocturno y en algunos casos dificultad de deglución.

Recomendaciones

  • Es importante guardar reposo postoperatorio evitando esfuerzos y tomar alimentos fríos incluso helados que disminuyen el aporte sanguíneo y por tanto disminuyen el riesgo de sangrado postoperatorio y por otro lado producen un efecto anestésico y antiinflamatorio en la mucosa de la faringe.
  • A partir de las 72 podemos realizar enjuagues con colutorios anestésico, antinflamatorios y antisépticos que mitigan el dolor y la inflamación y permiten una ingesta menos dolorosa.
  • Ante la aparición de sangrado por boca que no cede de forma espontánea o es muy copioso hemos de acudir a un servicio de urgencias hospitalario.

Consultas frecuentes sobre la amigdalitis

Los niños podrán incorporarse a sus clases a partir del cuarto días siempre y cuando el dolor se lo permita, en el caso de los adultos dado que el dolor es más importante hasta el séptimo día.

Las amígdalas forman parte de un conjunto de estrucutras de tejido linfoide que tenemos en la rinofaringe (vegetaciones), orofaringe (amígdalas palatinas y cordones posteriores de la faringe) y en la base de la lengua(amígdala lingual) . Extirpamos las amígdalas palatinas por lo que quedan estructuras defensivas pertenecientes al anillo de Waldeyer, además esas amígdalas más que función defensiva son un foco donde han quedado acantonados los gérmenes que volverán a producir otro episodio infeccioso cuando tengamos una bajada de defensas a nivel local o general.