CIRUGÍA DE LAS GLÁNDULAS SALIVARES

Cirugía funcional de la cabeza y cuello

Las glándulas que producen la saliva las dividimos en dos grandes grupos: mayores y menores. Las mayores son la parótida, la submaxilar y la sublingual, las menores se encuentran repartidas por toda la mucosa del labio, boca y faringe. Quizá la más conocida para todos nosotros es la parótida debido a la infección que sufrimos en nuestra infancia conocida como parotiditis o paperas.

Procedimiento

Los procedimientos quirúrgicos sobre las glándulas salivares está encaminados fundamentalmente a tratar problemas de litiasis o cálculos, como los del riñón, que producen una obstrucción del drenaje de la glándula con inflamación de la misma, de manera que el objetivo será la extracción del cálculo o bien la exéresis de la glándula en los casos de inflamación crónica con infecciones de repetición. Sin embargo el motivo más frecuente por el que operamos una glándula salivar mayor como la parótida son los tumores, bien sean benignos o malignos aplicando una extirpación más o menos amplia en función de la estirpe del tumor. Aunque infrecuente, estos tumores también pueden dar síntomas de obstrucción de la saliva, es por ello que ante cualquier proceso inflamatorio o la aparición de bultos en las glándulas salivares solicitamos un estudio de imagen mediante ecografía. En función del resultado ampliaremos el estudio mediante una resonancia magnética y/o un TAC así como una punción aspirativa de la lesión (PAAF) para conocer que tipo de células forman el tumor.
La extirpación de las glándulas salivares se considera una cirugía cervical con disección neurovascular que requiere de un aprendizaje y habilidad ya que no se encuentra exenta de complicaciones por afectación de algunas terminaciones nerviosas, primordialmente del nervio facial que es el encargado de estimular a los músculos que mueven la cara, es por ello que esta cirugía se realiza bajo visión con lupas microscópicas y en ocasiones con control electrofisiológico del nervio facial. Como en toda cirugía cervicofacial dejamos un drenaje aspirativo que se retirará a las 48-72 horas y durante el cual el paciente permanecerá hospitalizado. En ocasiones, según la estirpe del tumor al que nos enfrentemos, será necesario extirpar los ganglios del cuello del mismo lado.

Recomendaciones tras la cirugía

  • Al igual que en el resto de cirugías del cuello, una vez retirada la sutura aconsejamos utilizar cremas reductoras de cicatrices.

Consultas frecuentes

En ocasiones tras la cirugía aparece una complicación conocida como síndrome de Frey que se produce por la cicatrización anómala de terminaciones nerviosas que llevan la información para la sudoración y la dilatación de los vasos sanguíneos de la piel.